Mente criminal: atrapan al sospechoso de quemar a estudiante Eyvi Ágreda

Tentativa de feminicidio. Carlos Javier Hualpa Vacas (37) fue arrestado 15 horas después de ocurrido el ataque a estudiante en un bus en Miraflores. Pese a negar los hechos, para la Policía existen elementos que lo incriminan en este grave delito. Eyvi tiene el 60% del cuerpo quemado y está en condición crítica.

26 Abr 2018 | 6:10 h

Quince horas estuvo Carlos Javier Hualpa Vacas (37) tratando de escapar de la justicia. Anduvo por varios distritos de Lima hasta que lo encontraron en su casa de Carabayllo.

La noche del martes había atacado a la estudiante de Administración y Negocios Internacionales, Eyvi Liset Ágreda Marchena (22), de quien vivía obsesionado. Le había prendido fuego en un ómnibus con pasajeros,

PUEDES VER Miraflores: Las increíbles explicaciones que dio el agresor a la PNP [VIDEO]

En medio de los gritos y la sorpresa de los usuarios, el agresor escapó pero el chofer del vehículo, Julio César Aguilar Crispín (33), alcanzó a notar que el autor huía con una de las mangas de su polera envuelta en llamas.

Esa anotación fue clave para encontrarlo.

Carlos Hualpa le dicen ‘El Chef’. Hace tres años conoció a Eyvi Liset en la Universidad Científica del Sur, donde él trabajaba para un service en el área de cocina.

Tres semanas de acoso

A comienzos de este año, luego de que ella retornó de vacaciones, fue enviada a trabajar a una empresa de telefonía, en la avenida Canadá.

A él lo destinaron a la empresa CMI San Miguel Industrial, en la avenida Materiales, en el Cercado de Lima.

Hualpa Vacas estaba obsesionado con Eyvi y había intentado varias veces salir con ella, pero la joven se negaba.

Hace tres semanas, el acoso se tornó más intenso.

Merodeaba su casa en Chorrillos y la esperaba en su paradero. Eyvi le contó con temor a su hermana menor que un tal ‘Javier‘ la perseguía.

Pese a ello la joven no interpuso ninguna denuncia policial ni pidió garantías para ella o su familia.

No se sabe si hubo amenazas u otros ataque previos.

Refugiado en su casa

Ayer, con el nombre del sujeto en la mano, la Policía ingresó al WhatsApp de Eyvi Agreda y su hermana pudo reconocer la foto del presunto agresor.

A las 5:45 de la mañana, Hualpa llamó a su centro de labores para informar que no asistiría a trabajar porque había sufrido un accidente doméstico.

A esa hora ya estaba refugiado en su casa de la Av. Prolongación Miguel Grau Mza. S-2, lote 25, sector Progreso, en el distrito de Carabayllo.

Al tener la respuesta de CMI San Miguel de que Hualpa no se encontraba ahí, la Policía montó una vigilancia alrededor de su domicilio y poco después de las 10:00 a.m. le tendieron una trampa.

Un oficial del Departamento de Investigación Criminal de Miraflores se hizo pasar como asistente social de la empresa y le dijo que necesitaba información sobre el percance que había sufrido.

Apenas abrió la puerta fue detenido. Tenía un vendaje que le cubría la mano y el brazo izquierdo producto de una quemadura.

Esto coincidía con la versión del chofer del bus de servicio público.

Serias contradicciones

Durante el interrogatorio inicial, Hualpa negó ser el autor del ataque pero cayó en serias contradicciones.

Primero dijo que se había accidentado cocinando en su casa; luego señaló que se quemó porque estaba muy nervioso cuando escuchó en la televisión que mencionaban su nombre como sospechoso.

“Nadie lo había mencionado con certeza y solo habíamos dado su segundo nombre de pila”, explicó el general Gastón Rodríguez Limo, jefe de la Región Policial Lima.

Hualpa tampoco pudo explicar dónde fue atendido de la quemadura que presentaba.

“Lo que quiero decirle a la ciudadanía es que tenemos elementos que indicarían que este sujeto es el que perpetró este terrible hecho. La versión del conductor fue muy importante”, añadió Rodríguez Limo.

Pese a todos los indicios Hualpa Vacas negó una y otra vez ser el autor del ataque. “No tenía casaca, no tenía nada”, dijo durante la manifestación preliminar. Los testigos revelaron que tenía puesto una capucha verde y usaba una gorra y lentes oscuros.

Sus amigos del barrio Progreso lo recuerdan como el más introvertido y el menos sociable de su familia.

“De pequeño solía jugar fútbol con nosotros. Le decíamos Pepelón, porque se cortaba el pelo tipo coquito”, recuerda su vecino Samir.

Desde hace un par de años se volvió un aficionado a las pesas, el gimnasio y los deportes, pasatiempo que alternaba con su oficio de chef.

Pronóstico reservado

Y mientras el principal sospechoso era arrestado, la presidenta de EsSalud, Fiorella Molinelli, informaba a la prensa sobre la situación en la que se encuentra Eyvi Liset Ágreda, quien presenta quemaduras de segundo y tercer grado en casi 60% del cuerpo.

“Su pronóstico es reservado. Ya ha tenido una primera intervención quirúrgica, en estos momentos (9:00 a.m.) está entrando a la segunda operación. De lo que se trata es recuperar sus funciones vitales”, explicó Molinelli.

Por su parte, el gerente general del Hospital Guillermo Almenara, Luis Bromley, detalló que Eyvi Agreda tiene quemaduras en el tronco, abdomen, cabeza y cuello y que es posible que necesite más de diez operaciones.

“Están comprometidas las vías aéreas. Este tipo de pacientes progresivamente van comprometiendo riñones e hígado”, indicó.

“No está consciente, está en shock, conectada a un ventilador artificial. Sus funciones vitales se recuperarían en 10 días, el caso tiene para varios meses de tratamiento”, subrayó el médico.

Dolor de padres

Ladislao Ágreda Sandoval y Paula Dina Marchena, padres de Eyvi, se mostraron muy afectados y solo esperan que la justicia haga su trabajo y este hecho no quede impune.

“Estamos desesperados y a la vez con el sentimiento de impotencia y rabia de que un cobarde haya hecho este daño a mi hija. Esperamos que las autoridades hagan justicia”, dijo la desesperada madre.

“Somos de condición humilde y exigimos que se sancione con todo el peso de la ley a este ‘monstruo’ que tanto daño nos está causando a nuestra familia y a mi hija que está luchando por su vida”, dijo afligido Ladislao.

Ellos recibieron el apoyo del Ministerio de la Mujer.

Heridos

Graves. Aparte de Eyvi también se encuentra grave Julio César Aroapaza Apaza (69) con quemaduras en cuello y cabeza.

De alta. Raúl Parra Gutiérrez, María de la Cruz Bazán y Jorge Germán Camarena fueron dados de alta.

Muestra carencia de empatía y ello es común en psicópatas

El doctor Carlos Salgado Valenzuela, médico psiquiatra del hospital Víctor Larco Herrera, señala que el acusado Carlos Hualpa Vacasdemuestra una carencia de empatía con relación a las personas y esta es una característica de las personalidades psicopáticas.

“Estos actos hay que diferenciarlos bien de los trastornos mentales. Por las características presentadas, esta persona convive en la sociedad y no tiene una enfermedad mental. Una persona normal es perfectamente responsable de lo que hace y debe de asumir sus responsabilidades”, explica el psiquiatra.

Agrega que las personas que padecen enfermedades mentales no son violentas, “por el contrario, son personas que sufren y están asustadas con lo que les sucede. Es muy difícil que agredan a las personas de su entorno familiar y la idea que tenemos de ellos, como si fueran personas agresivas, les hace mucho daño.

Desde otro ángulo, el penalista Luis Lamas Puccio indica que Hualpa recibiría una sentencia de 25 años de prisión si es hallado culpable de intento de feminicidio.

“Rociar a una persona combustible y prenderle fuego denota una actitud particularmente despiadada y un tremendo contenido de ferocidad. Su acto pudo haber tenido mayores consecuencias, pues hay heridos”, manifiesta Lamas.

Written by